EN 2014, EL COLEGIO “MANUEL DE LA CHICA” DE MENGÍBAR CUMPLE 50 AÑOS(IV PARTE),POR SEBASTIAN BARAHONA VALLECILLO



El largo proceso de su historia

EN 2014, EL COLEGIO “MANUEL DE LA CHICA” DE MENGÍBAR CUMPLE 50 AÑOS (IV PARTE)

Sebastián Barahona Vallecillo

Cronista Oficial de Mengíbar

Algunos datos para la biografía de don Manuel de la Chica y Damas

            Es hora de hablar de la persona de don Manuel de la Chica y Damas, ya  que, como hemos visto antes, fue el donante de los terrenos donde se construyó el Colegio. Nació don Manuel en Granada, el 31 de enero de 1880. Fue hijo de don Manuel de la Chica Martínez y de doña Concepción Damas García-Valenzuela, familias distinguidas granadinas, de las que hereda un extenso patrimonio Nominación como “Manuel de la Chica” al nuevo Grupo Escolar

El 9 de noviembre de 1964, el Ayuntamiento da cuenta a la Delegación Administrativa de Primera Enseñanza que el nuevo Grupo Escolar, como se acordó en su día, lleve el nombre de “Manuel de la Chica Damas”, en honor a la personalidad donante de los terrenos, donde se ha construido.

en el término de Mengíbar, consistente en tierras de labor, huertas en las proximidades de los ríos Guadalquivir y Guadalbullón, además de una Casa-Palacio en Mengíbar. Cursó los estudios de Derecho en la Universidad de Granada, y desde muy joven se dedicó a la agricultura, que constituyó, prácticamente, su profesión. Bien pronto se distinguió como un gran agricultor, y, sobre todo, por ser un buen patrono, siendo su preocupación principal la cuestión social, procurando siempre el bien de sus obreros. Fue el primer patrono que subió el jornal de sus trabajadores, con motivo de la subida de precios de los productos, cuando la guerra europea.

            El 8 de diciembre de 1904, contrajo matrimonio con doña Juana Cassinello Núñez, natural de Almería, de cuyo matrimonio nacieron once hijos. En Mengíbar, don Manuel realizó grandes obras sociales. Destacan la construcción de una fábrica de luz, en 1912, que, por primera vez, llevó la luz eléctrica a Mengíbar, Villargordo, Jabalquinto, Espeluy y Cazalilla. Fue también el promotor de la red de agua potable, en 1929, y colaboró en gran manera en la red de alcantarillado, en 1931, así como el teléfono, en 1924, todas en la localidad de Mengíbar.

            Durante toda su vida se distinguió como hombre modesto y sencillo, recibiendo el cariño y el aprecio de cuantos le conocieron. Para sus obreros fue el consejero, el hombre que todo lo perdona y que todo lo comprende.

            En 1931, contribuyó decisivamente a la fundación de “Unión Agraria”, de cuya entidad fue elegido presidente, y en las elecciones a Cortes, en 1933, resultó elegido Diputado por Granada, representando al Partido “Acción Popular” Fue también Concejal del Ayuntamiento de Granada y Diputado Provincial.

            Falleció en Granada, el 8 de abril de 1935, a consecuencia de un cáncer de laringe, siendo su muerte muy sentida en Granada y en Mengíbar. Todos sus obreros costearon una lápida, que aún perdura, situada en su finca de Mengíbar, pasado el puente sobre el Guadalbullón, a la derecha de la carretera, en la que se lee: En reconocimiento y recuerdo/ del caballero cristiano y/ patrono ejemplar Ilmo. Sr. D./ Manuel La Chica y Damas,/ sus empleados agradecidos./ VIII-IV-MCMXXXV.

Deficiencias del nuevo Grupo Escolar

Vemos que con la inauguración del Grupo Escolar no han acabado los problemas del mismo y salen a la luz las muchas deficiencias del mismo. El 28 de septiembre de 1964, el El Ayuntamiento comunica al Gobernador Civil las anomalías de instalación eléctrica, aguas potables y otras que presentan las casas de los Maestros, recientemente terminadas e inauguradas.

El 25 de enero de 1965, se otorga escritura pública de la compra de solares necesarios para añadir a los que donó don Manuel de la Chica y Damas, donde han sido construidos los Grupos Escolares. Se compran a Sebastián Catena Lerma, al precio de 60 pesetas el metro cuadrado.

El 8 de febrero de 1965, el Ayuntamiento acuerda comunicar a la empresa “Construcciones y Contratas” que arregle las deficiencias observadas en los Grupos Escolares y Viviendas para los Maestros. El mismo tema es tratado el 13 de septiembre de 1966, en la Junta Municipal de Enseñanza Primaria, y el Director del Grupo Escolar “Manuel de la Chica”, don Francisco Sánchez Martínez, expone la situación del Grupo respecto a las obras de urbanización y saneamiento que estos días viene realizando el Ayuntamiento.

Pero no todo era negativo, pues el 20 de noviembre de 1967, en la Junta Municipal de Enseñanza Primaria, el Maestro don Sebastián Moya Lorca informa que por la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes ha sido galardonado con un premio nacional el Grupo Escolar “Manuel de la Chica”, así como un diploma de honor a todos los Maestros de la Agrupación.

Las anomalías del Grupo Escolar no se solucionan, pues el 22 de abril de 1968, informa el Alcalde que el Ayuntamiento ha recibido un escrito del Secretario Administrador de la Junta Nacional de Construcciones Escolares, en el que no se ha atendido la demanda  del Ayuntamiento de dejar terminadas las obras del Grupo Escolar “Manuel de la Chica” y las 14 Viviendas para los Maestros. Pide que la Junta proteste por esta decisión. Una prueba de ello es el escrito de 27 de febrero de 1969, en el que. El Director del Colegio “Manuel de la Chica” solicita del Ayuntamiento que se arregle la cerca del mismo por estar inservible. Vuelven las quejas el 25 de abril de 1969, cuando en la Junta Municipal de Enseñanza Primaria, el Director del Colegio “Manuel de la Chica” expone las deficiencias que existen en el citado Colegio. Entre ellas, cita el mal estado de los retretes, lavabos y demás servicios higiénico-sanitarios, así como la mala pavimentación de los patios, el mal estado de la cerca del Colegio y otras muchas deficiencias. El Alcalde propone elevar un escrito al Gobernador Civil, para que tome las medidas oportunas, dado que se da la circunstancia de que el Colegio aún no ha sido entregado definitivamente por la empresa constructora. Don Sebastián Moya Lorca informa de las actividades deportivas en la localidad, habiendo participado en varias competiciones provinciales, por lo que debe de dotarse a Mengíbar de instalaciones mínimas para el desarrollo del deporte. El Alcalde propone elevar escrito a la Delegación Provincial de Educación Física, para que provea a Mengíbar de lo necesario para conseguir instalaciones deportivas.

Una buena noticia para el nuevo Colegio fue la del 23 de agosto de 1971, cuando  el Ayuntamiento acuerda convocar concurso entre los transportistas para hacer el transporte de los alumnos de las Escuelas de la Estación “Mengíbar-Palomeras” al Colegio “Manuel de la Chica”. También el 3 de noviembre de 1971, el Pleno del Ayuntamiento acuerda la compra de 800 metros cuadrados de terreno, junto al Colegio “Manuel de la Chica”, propiedad de don Sebastián Catena Lerma, con destino a pista polideportiva del citado Colegio. El 31 de julio de 1972, se vuelven a comprar a don Sebastián Catena Lerma 364´23 metros cuadrados por 62.520 pesetas para la pista polideportiva del Colegio “Manuel de la Chica”. Y será el 30 de mayo de 1972, cuando la Permanente del Ayuntamiento aprueba el proyecto de cerramiento de la nueva pista polideportiva del Colegio “Manuel de la Chica” por valor de 29.500 pesetas, adjudicándose a la empresa “Hermanos Godino”.

0 comments
Top